Acero quirúrgico

¿Por qué un sitio dedicado al acero quirúrgico?

Primero que nada, te damos la bienvenida a nuestro sitio, en que el encontrarás todo lo relacionado con el acero en general, y con el quirúrgco en particular, en su variedad hipoalergénica.

Debes saber que nos gusta mucho este material, que además de su brillo hipnotizante, brinda fuertes garantías a la hora de utilizarlo en joyería, en especial cuando se trata de caravanas o piercings. Eso sí, siempre tiene que ser acero quirúrgico hipoalergénico. Es importante estar seguros de que, al insertar este tipo de implementos en nuestros cuerpos, estemos confiados de no tener reacciones alérgicas o de cualquier tipo,  como las provocadas por otros tipos de materiales.

Por eso hemos dedicado todo el sitio a este tema, así que aquí encontrarás mucha información que te pondrá un poco más al tanto sobre los diferentes tipos de acero que existen, en qué se diferencian y para qué sirven.

También vas a encontrar recomendaciones sobre objetos de uso cotidiano hechos de acero quirúrgico e inoxidable. Además contarás con un apartado de tienda desde la que podrás acceder a una selección de productos de acero que se venden en Amazon, y desde allí podrás comprarlos, si así lo deseas.

Hecha la introducción, comencemos con la información.

El acero quirurgico, que es, sus propiedades y para que se usa

Como una primera y básica definición, digamos que «acero quirúrgico» es un nombre que se le ha dado informalmente a los aceros inoxidables que tienen ciertas características en su composición.

Antes de entrar de lleno en el tema, vayamos un poco hacia atrás y comencemos por entender qué es el acero y cómo está formado, para luego llegar a la aleación que más nos interesa.

 

¿Qué es el acero?

Lo primero que debemos saber es que el acero es básicamente una combinación de hierro y Carbono. En la gran mayoría de los casos, la cantidad de carbono que interviene en esta aleación es de entre 0.1% al 0.30%, pero podría ser tanto como un 1.5%.

Pero lo más importante es que tengamos presente que el hierro es un elemento, mientras que el acero es una combinación o aleación de hierro con otros elementos.  Mediante la incorporación de dichos elementos se logran diferentes tipos de acero, cada uno adaptado para un fin específico.

Aquí puedes ver más acerca de los tipos de aceros que existen.

¿Qué es Acero Inoxidable?

Se trata de una de las tantas posibles aleaciones de hierro. En este caso el principal elemento que se agrega al hierro es el cromo. Gracias al cromo es que este acero es tan resistente a la oxidación, pasando a formar parte de un selecto grupo de aceros especiales.

acero inoxidable
Acero inoxidable

Este video ayudará a entender la diferencia entra las propiedades de un acero al carbono y un acero inoxidable:


Aquí puedes aprender más sobre el acero indoxidable.

¿Cuál es la densidad del acero inoxidable?

En realidad, la densidad del acero inoxidable tiene que ver con qué tipo de aleación se esté tratando, pero en general podríamos dar un rango de valores bastante acertado que estaría entre los 7480 y los 8000 Kg/m3.

Como se deduce de lo anterior, llamamos «densidad» a la relación entre la masa del metal y el espacio que ocupa. En este caso, se expresa en la cantidad de kilogramos por metro cúbico.

Veamos las densidades de algunos otros elementos, a modo de referencia:

¿Qué es el Acero Quirúrgico?

Podríamos decir que el acero quirúrgico es un paso más allá del acero inoxidable. Tiene algunas características que lo hacen superior a éste último, y eso es gracias a que la aleación contiene otros elementos, además del hierro y el cromo. El acero quirúrgico también contiene molibdeno, que aporta la dureza necesaria para, por ejemplo, obtener un filo más persistente en los bisturís.

En algunas ocasiones se puede encontrar al níquel como otro de los componentes de la aleación. El níquel es el que aporta un acabado más delicado y suave a los implementos hechos con este tipo de acero.

Aquí ampliamos esta definición: [ Qué es acero quirúrgico ]

Composición del Acero Quirúrgico

Ya hemos detallado los componentes más relevantes que suelen estar presentes en el acero quirúrgico. Ahora hablaremos un poco sobre las proporciones en las que podamos encontrarlos.

Vale aclarar que entra dentro de la denominación de «Acero quirúrgico» aquel acero que se identifica como «316» de acuerdo con la Norma AISI.

En esta tabla se detalla en qué proporciones suelen presentarse los elementos más notables, como parte constituyente del acero 316 (además del hierro, claro está):

Vale agregar que este tipo de acero puede llegar a contener otros elementos en menor proporción, como pueden ser el molibdeno, el cobre, el titanio, silicio, etc. Estos elementos se incorporan para agregar ciertas características particulares a la aleación. Lo importante es que el níquel se encuentre presente en una mínima proporción, ya que habitualmente es el principal causante de reacciones alérgicas.

¿Para qué sirve?

Todos conocemos las infinitas utilidades del acero inoxidable, porque lo vemos en muchos aspectos de nuestras vidas. Tal vez en lo que más lo notamos es en los utensilios de cocina que diariamente utilizamos, pero también se utiliza en partes de máquinas, vehículos y un sinfín de aplicaciones.

En particular, el acero quirúrgico está reservado a ciertos usos en los que se requiere de un acero con esas características especiales que antes mencionamos.  Es habitual encontrarlo en equipamiento de uso médico como bisturís, alicates, pinzas, cajas de instrumental quirúrgico, etc.

También es utilizado en la creación de implantes para cirugía, como veremos más adelante.

Pero últimamente es común encontrar el acero quirúrgico en artículos de uso más cotidiano. Parece que desde hace un tiempo ha surgido su uso como una moda, y por eso es que lo comenzamos a encontrar en artículos como pendientes o aros, piercings, pulseras, cadenas, dijes y todo tipo de busutería en general.

 

Diferencia entre acero quirurgico y acero inoxidable

Como mencionamos ya, el acero quirúrgico no constituye una categoría en sí mismo, sino que es un tipo de acero inoxidable particular dentro de un grupo de aceros especiales, que tiene ciertas propiedades que lo hacen apto para ser utilizado en el área de la medicina.

Tampoco existe una definición formal de cuál es un acero quirúrgico y cuál no. Por esa razón, las definiciones que se encuentran suelen ser ambiguas.

Lo que seguramente podemos decir, es que aquellos aceros que pueden ser utilizados para la confección de prótesis quirúrgicas e implantes, merecen ser llamados «aceros quirúrgicos«.

También suele asignarse ese nombre al acero con el que se hace instrumental utilizado en cirugías.

¿Cuáles son sus ventajas?

Una de sus ventajas es heredada del propio acero inoxidable, y es justamente la alta resistencia que tienen estas aleaciones a la oxidación. Como antes dijimos, esto se debe en gran parte a la presencia de Cromo en ciertas cantidades.

Pero tal vez la principal ventaja sea que, por la combinación de elementos que lo conforman, el acero quirúrgico no es rechazado por los tejidos del cuerpo humano, y es por eso que resulta ideal para ser usado en prótesis.

¿Es bueno el acero quirúrgico?

Muchos se hacen esta pregunta, y la respuesta tiene que ver con lo que hemos estado explicando antes. Cada persona es diferente, y se ve afectada de una forma distinta por los materiales que usa en contacto con su cuerpo.

Si nos aseguramos de que los contenidos de Zinc del acero quirúrgico sean bajos, entonces es prácticamente imposible que se produzca una reacción alérgica al usar un pendiente o piercing.

Sin embargo, siempre es prudente hacer la recomendación, en particular para aquellas personas que se saben muy susceptibles a alergias, que consulten a su médico ante cualquier duda, para mayor seguridad.

Cómo reconocer el acero quirúrgico

Si en lo que pensamos es en que no nos engañen al comprar un anillo, o un pendiente de acero quirúrgico, debes saber que no es tan fácil diferenciarlo frente a uno de acero inoxidable.

Ciertamente el acero quirúrgico le da un acabado mucho más suave y sumamente brillante a las piezas que lo contienen, en comparación con otros tipos de acero, pero igualmente no resulta sencillo determinar la diferencia entre ellos.

Una prueba muy fácil que puedes hacer, como para descartar que se trate de un acero con contenido de hierro (en cuyo caso te estarían engañando), es llevar a la tienda un pequeño imán. Si la pieza es atraída por el imán, significa que no es del material que pensabas, sino que se trata de una aleación que contiene hierro. El acero quirúrgico no reacciona frente a un imán.

Sin embargo, la prueba del imán no te dirá si se trata de otra aleación de acero inoxidable (hay varias que tampoco reaccionan al imán, pero que no son acero quirúrgico), así que no es un test infalible.

Podrías llegar a reconocer exactamente el tipo de acero si llevaras a cabo una prueba con ácidos, pero claro está que no es algo práctico ni recomendable a menos que seas un experto en el tema. Las pruebas con ácidos buscan una reacción con los metales que componen la aleación, y de esa forma sí podrías saber ante qué tipo de acero estamos, de forma más específica.

Summary
Acero quirúrgico
Article Name
Acero quirúrgico
Description
Qué es el acero quirúrgico, para qué sirve y todo lo que quieres saber sobre esta noble aleación.
Author
Publisher Name
DeAceroQuirurgico.COM
Publisher Logo